sábado, 12 de enero de 2008

2008 - Tocó el premio gordo, El gafe

Tras el paso del tiempo, la vida vuelve a tomar otro rumbo, cómo si de un pequeño bote se tratara.

- Cada momento que pasa, es más difícil que el anterior. Nuevas circunstancias, situaciones, deseos, ilusiones...

- No me conformo con lo mismo que antaño, muchas veces, creo que pierdo el camino, cómo si nunca hubiera existido. Cómo si esa laguna estigia, aún siguiera en mi mente, pero fuera borrándose cada vez más, y más.

- Me estoy comprometiendo con muchos proyectos para sacar mi vida adelante, pero son muy duros para mí y necesito apoyo para ello.
- Alzar un grito de auxilio, no debería de verse contrarrestado con una imposición a la fuerza, pero en ciertas ocasiones mi cabeza no rinde demasiado para soportar críticas directas hácia mi persona, en vez de contemplar una amistable sonrisa, un abrazo de afecto, o un tendido de mano, en señal de ayuda.

- Muchas ilusiones se desvanecen, se quedan en el olvido, ese olvido que perturba mi mente constantemente, ya que existen ciertas cosas, que aunque quieras, te es imposible olvidar.
No es rencor, es deseo por llegar a alcanzar tu meta, tu objetivo.

- Llenar el vacío es lo primordial. Es necesario luchar por seguir adelante en éste arduo destino que me depara.

- Mi profesión exige mucha disciplina y talento, cosa que muchas veces dudo de mis capacidades para ello, sigo peleando, pero quizás, de una manera mas relajada y optimista.

- Para poder alcanzar el siguiente escalón, tan sólo necesito alejar a los fantasmas que invaden mi mente. Cerrar todas las vías posibles a la aprensión y formarme de una vez por todas como profesional. Pero cada vez que pienso en el ambiente en el que probablemente pasaré el resto de mis días... sólo me imagino un nauseabundo porcentaje de obreros y empresarios, con su vestimenta de trabajo, aparatitos enfrente de sus cabezas y un hombro por encima de el otro, ya que la competividad, es un factor muy importante a tener en cuenta y generará sus propias secuelas.



- En el año pasado existieron buenos momentos, otros indiferentes, y bastantes sucesos que no debieran haber surgido. Pero la realidad es cruda y la tengo muy presente en cada instante que despego mis pies del suelo.

- No echo de menos a ninguna persona que se quedó en el camino, sin embargo, echo en falta un grupo unido, alegre, entretenido, satisfecho...

- Espero que este año traigas nuevas y mejores situaciones y alegrías en todo su explendor, la falta de motivación esta afectando directamente a mis escasas relaciones sociales y mi inexistente interés por todo.

- Quizás mi falta de inspiración vele por sí sola, y éste trayecto no sea el más adecuado para proporcionarme felicidad, pero sin embargo, tengo todo, y tengo nada, al mismo tiempo.

- La música cada vez me está pegando más fuerte, es mi mayor deseo ir cada vez que puedo a un concierto para poder disfrutar de ella en directo. Sin embargo, no se cómo se encarrilará todo, puesto que tengo malas noticias:
Es posible que mis padres cojan un mes de vacaciones y no se cúal será, pero podría verse perjudicado a la hora de elegir destino y festivales. Espero que todo se solucione cúanto antes, y tenga una prematura información sobre ello.

- Sin más, os deseo lo mejor a todos los presentes, y ansío poder estar con la cabeza en su sitio en cada momento, y poder mostrar muchas más caras alegres, y tener una sonrisa siempre en mi fachada.

- Todo esto, será posible siempre y cuando vuestra mano, aún siga tocándome caliente y fervorosamente.

- Perdonen mi desorden, perdonen mi acritud, y gracias por soportar a una persona tan inestable y de ideas tan claras y ásperas, día a día.

- Desearía que todos estuvieramos reunidos alrededor de una gran hoguera, viendo como nuestros despojos arden con la misma pasión que aquel día que nos encontramos todos juntos en aquella carretera. Pronto nos veremos :)

- Mientras siga vivo, seguiré en este bote. El cúal tantas alegrías y desgracias me ha traído en ésta vida.